La crisis financiera en Argentina de 2018

El mundo no está listo para otra crisis financiera, pero otra crisis financiera puede estar lista para el mundo, ha escrito Robert J. Samuelson en referencia a la situación de Argentina en mayo de 2018 (The Washington Post, 13 mayo 2018). Desde mediados de abril, el peso argentino se ha depreciado frente al dólar estadounidense en un 12%. Frente al riesgo de la situación, las autoridades monetarias han aumentado el tipo de interés desde un 25,75% hasta el 40% y han llevado a cabo operaciones en el mercado cambiario con el propósito de estabilizar el tipo de cambio en los 25 peso por dólar. Y, el gobierno argentino ha iniciado las negociaciones para la solicitud de un rescate financiero al Fondo Monetario Internacional. También se está reuniendo con la oposición política y con los agentes económicos nacionales.

En el corto plazo, la situación es grave por el vencimiento el 15 de mayo de 617.0000 millones de dólares en Lebac (Letras del Banco Central de Argentina). Son títulos de deuda a corto plazo que licita el Banco Central de la República Argentina (BCRA) el día previo al tercer miércoles de cada mes, con pago total y único al vencimiento; y, cuyo rendimiento o costo financiero surge de una tasa de descuento implícita para el período en cuestión. Existen LEBAC en pesos, en pesos ajustables por CER y en dólares. Cuenta con diferentes plazos de tiempo: 35, 63, 91 y 270 días (Tabla 1). Los de este vencimiento están nominados en dólares.

Tabla 1. Cronograma de LEBACs para 2018.

Licitación Liquidación
20-feb.-18 21-feb.-18
20-mar.-18 21-mar.-18
17-abr.-18 18-abr.-18
15-may.-18 16-may.-18
19-jun.-18 21-jun.-18
17-jul.-18 18-jul.-18
14-ago.-18 15-ago.-18
18-sep.-18 19-sep.-18
16-oct.-18 17-oct.-18
20-nov.-18 21-nov.-18
18-dic.-18 19-dic.-18
Fuente: BCRA

De acuerdo con información aparecida en el periódico Clarín (14/05/2018), un 5% de estos títulos están en manos de no residentes. La volatilidad del dólar podría favorecer que, estos desestimasen la alta rentabilidad que ofrecerá previsiblemente el Banco Central y decidan liquidar sus posiciones en Argentina.

Según la estimación publicada por Clarín.com, un 46% de los Lebac en circulación están en manos de los bancos estatales. El Banco Nacional cuenta con algo menos del 10% de este vencimiento; el Banco Provincia con algo más del 6%, el Banco Hipotecario con un 1,3%; y el Banco Ciudad con casi un 1%. El segundo grupo de tenedores de la deuda del Banco Central está formado por los fondos comunes de inversión, con un 10% del total.

En tercer lugar, se encuentran los bancos provinciales. Entre ellos, destaca el Banco de la provincia de Córdoba (un 1,8 %); el BBVA Francés (1,77 %); el HSBC 1,48 %); San Juan (1,09 %), Citibank (0,9 %), Santiago del Estero (0,8 %), Patagonia (0,7 %); ICBC (0,64 %), el Banco de Corrientes (0,6 %) y el resto de los bancos agrupa menos del 5,5 %. El sector público posee un 7,56 %. Las empresas poseen un 7,18 % y las personas físicas casi un 9%.

El Banco Central apuesta por que la mayoría de los tenedores renueven los títulos. Según las estimaciones podría manejar hasta un 20% de no renovación. El Banco Central ha anunciado que ha previsto disponer de fondo en dólares para responder a la situación que resulte del vencimiento. Pero a esta demanda de dólares, hay que añadir la procedente de demandas de las casas matriz de las entidades que operan en Argentina.

De proseguirse la caída del peso se agravarían prácticamente todos los desequilibrios macroeconómicos de Argentina.

Desnutrición y pobreza en América Latina y el Caribe en 2013

De acuerdo con los datos que acaban de publicarse en el último informe de la FAO sobre la nutrición y la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe*, entre 2008-10 y 2011-13, la malnutrición se ha reducido en 3 millones de personas al pasar de 50 millones a 47. Durante el mismo período, a nivel mundial la reducción ha sido de 36 millones. En el caso de América Latina y el Caribe, desde 1990 a 2013, se ha reducido en 19 millones el número de personas que pasan hambre de manera crónica. La desnutrición afecta con mayor intensidad a El Caribe que a América Latina. Para 2013, la prevalencia de la subalimentación es del 19,3% para el Caribe y del 7,9% en América Latina. Pero, incluso, en el caso de esta última, existen importantes diferencias entre países: Guatemala (30,5%), Paraguay (22,3%), Nicaragua (21,7%) y Bolivia (21,3%). Por su parte, la proporción de población que pasa hambre en Haití es del 49,8%.

También la evolución es favorable si se toma en consideración el indicador de desnutrición global. Se trata de una propuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para medir el bajo peso para la edad. En este caso, se aprecia que la mayor parte de los países de la región exhibe tendencias positivas, alcanzando valores inferiores a 10% para el período 2005-2012, e inferiores al 5% del total de la población infantil en buena parte de los países considerados.

La contrapartida de estas dos tendencias favorables es el agravamiento del problema de sobrepeso. Se trata, sin duda, de una enfermedad compleja y multicausal, en la que inciden factores metabólicos, genéticos, conductuales, ambientales, culturales y socioeconómicos. En América Latina y el Caribe, su prevalencia en adultos alcanza al 23% y en niños en edad preescolar supera el 7%. Con las excepciones de Argentina, Chile, Costa Rica, Guatemala, Haíti y México, en el resto de países la evolución es negativa. No obstante, en países como Haíti puede pensarse que la reducción de la obesidad resulte de los problemas de nutrición.

Por otra parte, América Latina y el Caribe presenta una buena evolución en términos de reducción de la pobreza extrema. El Banco Mundial estableció como criterio para el reconocimiento de una situación de pobreza extrema como la imposibilidad de adquirir los productos necesarios para sobrevivir. La CEPAL ha estimado que la población en situación de indigencia se ha reducido del 23%, en 1990, al 12%, en 2010; y, la pobreza se redujo del 48% al 31%, durante el mismo período.

No obstante, se observa también en la actualidad una ralentización en los avances frente a la indigencia. Entre 2010 y 2012, solamente paso del 12,1% al 11,4%. Pudiendo indicar una menor eficacia de los instrumentos aplicado para seguir reduciéndola.

Durante todos estos años, la base de la lucha contra la pobreza y la indigencia ha estado en la coyuntura económica y las políticas sociales. El Panorama señala que los avances responden a la combinación de crecimiento económico, compromiso político y una decidida acción pública, bajo el enfoque de doble vía que complementa políticas que atienden las urgencias sociales con aquellas cuyo objetivo es cambiar las estructuras que generan exclusión y desigualdad.

 

________

______

Glosario de términos

  • Malnutrición: Estado patológico debido a la deficiencia, el exceso o la mala asimilación de los alimentos.
  • Desnutrición: Estado patológico resultante de una dieta deficiente en uno o varios nutrientes esenciales o de una mala asimilación de los alimentos.

Hay 3 tipos de desnutrición:

  • Desnutrición aguda: Deficiencia de peso para altura (P/A). Delgadez extrema. Resulta de una pérdida de peso asociada con periodos recientes de hambruna o enfermedad que se desarrolla muy rápidamente y es limitada en el tiempo.
  • Desnutrición crónica: Retardo de altura para la edad (A/E). Asociada normalmente a situaciones de pobreza, con consecuencias para el aprendizaje y menos desempeño económico.
  • Desnutrición global: Deficiencia de peso para la edad. Insuficiencia ponderal. Índice compuesto de los anteriores (P/A x A/E = P/E) que se usa para dar seguimiento a los Objetivos del Milenio.

Fuente de los términos: http://www.unicef.org/lac/glosario_malnutricion.pdf