Desarrollo económico, especialización productiva y política económica

De acuerdo con el enfoque convencional de la Economía, los fundamentos de un país son sus dotaciones de capital físico, capital humano, recursos naturales y recursos tecnológicos, junto con la calidad general de sus instituciones, determinan los costos relativos y los patrones de especialización que va con ellos. Para algunos economistas, los intentos para remodelar la estructura de producción más allá de los límites establecidos por estos fundamentos es probable que fallen e, incluso, que obstaculicen el desempeño económico. Con ello, concluyen, pretender rebasar la dotación de recursos e institucional sería contraproducente para el propio bienestar de la sociedad.

Ilustración 1. El desarrollo económico en el enfoque económico convencional

Frente a este punto de vista convencional, Ricardo Hausmann, Jason Hwang y Dani Rodrik[1] argumentan que los patrones de especialización son, en parte indeterminados y pueden resultar de elementos idiosincrásicos. En su opinión, si bien los fundamentos establecidos por el enfoque convencional juegan un papel importante, no especifican de manera única lo que un país producirá y exportará. Además, no todos los bienes son iguales en términos de sus consecuencias para el desempeño económico. Especializarse en algunos productos traerá un mayor crecimiento que la especialización en otros. A lo cual podríamos añadir que un mismo bien puede ser producidos siguiendo diferentes métodos productivos.

La base del análisis de Hausmann Hwang y Rodrik se basa en la noción de “descubrimiento de costos”. Un empresario que intenta producir un bien por primera vez en una economía en desarrollo necesariamente se enfrenta a una considerable incertidumbre de costos. Incluso si lo bueno viene con una tecnología estándar (“blueprint”), la dotación de factores domésticos y las realidades institucionales requerirán retoques y adaptación local. Lo que el empresario hace es explorar la estructura de costos subyacente de la economía.

El éxito del empresario pionero describirá el camino de otros muchos empresarios, no únicamente porque muestre un producto de éxito en el mercado de productos, sino también porque habrá allanado el camino en los mercados de insumos. Si el proyecto es exitoso, otros empresarios aprenderán que el producto en cuestión puede ser producido de manera rentable y emular al titular. De esta forma, las ganancias del descubrimiento de costos del inversionista pionero se socializan. Si, por el contrario, el proyecto emprendido no tiene éxito y finalmente se muestra un fracaso, las pérdidas no serán socializadas sino el titular del proyecto las asumirá en solitario.

Ilustración 3 Contribuciones de los empresarios pioneros

En tal contexto, la gama de bienes que una economía acaba produciendo y exportando está determinada no sólo por los fundamentos habituales, sino también por el número de empresarios que pueden ser estimulados a participar en el descubrimiento de costos en los sectores modernos de la economía. Cuanto mayor sea este número, más cerca estará la economía de su frontera de productividad. Cuando hay más descubrimiento de costos, la productividad del conjunto resultante de actividades es más alta en términos de expectativas y el premio en los mercados mundiales es más grande.

Hausmann, Hwang y Rodrik están interesados ​​en mostrar que algunos bienes comercializados están asociados con niveles de productividad más altos que otros y que los países que se adhieren a productos de mayor productividad por medio del proceso de descubrimiento de costos que acabamos de describir, tendrán un mejor rendimiento. Los autores ofrecen un índice cuantitativo que clasifica los bienes comercializados en términos de su productividad implícita. El índice toma un promedio ponderado del PIB per cápita de los países que exportan un producto, ponderado por la ventaja comparativa revelada de cada país en ese producto.

Los autores concluyen que los países que exportan bienes asociados con niveles de productividad más altos crecen más rápidamente. Este resultado se obtiene también tras descontar el efecto que sobre el crecimiento económico tienen el ingreso per cápita, los niveles de capital humano y las características de país invariantes en el tiempo.

¿Cuál es el mecanismo económico que impulsa este crecimiento? En su explicación, el crecimiento económico es el resultado de la transferencia de recursos de actividades de menor productividad a bienes de mayor productividad identificados por el proceso de descubrimiento de costos empresariales. Una característica importante de estos productos es que existe una demanda elástica para ellos en los mercados mundiales, de modo que un país puede exportarlos en grandes cantidades sin efectos adversos significativos en términos de intercambio.

La promoción del espíritu de empresa y la inversión en nuevas actividades, la diversificación productiva, parecen ser fundamentales para el crecimiento económico. La clave para obtener una mayor eficiencia asignativa en una economía como resultado de estos procesos, se encuentra en la generación de efectos informativos para los imitadores. El corolario inmediato podría formularse de manera excesivamente simple diciendo que parecería conveniente subsidiar a los participantes iniciales en las nuevas actividades, pero no a los emuladores. Es evidente que está formulación encierra múltiples complejidades: no simplemente determinar a quiénes subsidiar, sino también qué, cuándo, cuánto, …

Por otra parte, también cabe la posibilidad de que los iniciadores de nuevas actividades se aprovechen de recursos ya puestos en marcha o preparados previamente por otros empresarios o el propio sector público. Asimismo, en lugar de subsidiar a los pioneros, el gobierno puede contribuir a mejorar la oferta de recursos y capacidades susceptibles de múltiples usos por parte de los empresarios. Se trataría de una especie de política de entorno, anticipativa.

Ciertamente, el problema en este punto es llevar a cabo la buena anticipación. También lo en el caso de establecer compensaciones a los empresarios iniciadores, puesto que solamente a posteriori sabremos que los son, sabremos que han abierto una senda fructífera para el desarrollo económico y que su contribución es importante y merece ser reconocida y, tal vez, recompensada.

Otro problema de la instauración de compensaciones en favor de los indicadores es qué hacer con los beneficios extraordinarios que, con frecuencia, gozan las empresas pioneras. A medida que se desarrolla una industria o sigue a adelante el ciclo de vida de un producto, la tasa de beneficios de las empresas se reduce. La entrada de nuevos productores conduce a una eliminación de los beneficios extraordinarios que presentan la industria o el producto. Pueden considerarse estos beneficios superiores y temporales como la compensación que el mercado ofrece no únicamente por la venta del nuevo producto, sino también y sobre todo por la apertura de nuevas actividades. Si los beneficios extraordinarios y temporales cumplen esta función, las bases justificativas de la acción pública pareces quebrarse.

Referencias

[1]    R. Hausmann, J. Hwang, and D. Rodrik, “What you export matters,” J. Econ. Growth, vol. 12, no. 1, pp. 1–25, 2007.