Analizar los equipos de trabajo: el modelo input-proceso-output

E.F.

Un equipo de trabajo puede definirse como un conjunto determinado de personas con habilidades complementarias que están involucradas en un proyecto común, con objetivos de mejora, y que son mutuamente responsables de su desempeño. El examen del trabajo de equipo puede realizarse a partir de diferentes modelos de análisis. Entre las distintas propuestas puede mencionarse el modelo recursos-procesos-resultados o inputs-procesos-outputs.

El modelo input-proceso-output (MIPO) tiene como ventaja y desventaja su enorme sencillez. Es una ventaja puesto que permite exponer rápidamente su contenido y éste es comprensible inmediatamente: un equipo de trabajo está constituido por unos inputs (insumos) que interactúan entre sí gracias a unos procesos y como resultado de ello se obtiene unos outputs (resultados): Inputs → Procesos → Outputs

Ilustración 1 MIPO (Modelo Inputs, procesos, outputs)

La enorme sencillez expositiva del modelo comporta, en opinión de sus críticos, la mayor de las debilidades. Del modelo se desprende una linealidad de los acontecimientos que, en muchas ocasiones, es equivoca respecto a la realidad del funcionamiento del equipo de trabajo, consiguientemente, el modelo se mostraría incapaz de recoger y analizar la totalidad de elementos que intervienen en un equipo de trabajo. Además, el MIPO concibe el funcionamiento y desempeño del equipo como algo lineal.

Estas críticas, junto con otras, han conducido a intentos de corrección y ampliación del modelo y, también, a la formulación de modelos alternativos. No obstante, asumiendo en parte estas críticas y objeciones, el MIPO es un buen esquema para iniciarnos en el análisis de la realidad, funcionamiento y desempeño de los equipos de trabajo. Con este propósito introductorio, a continuación, presentaremos los aspectos básicos del modelo en cuestión.

Elementos básicos del modelo

Los elementos básicos del modelo se deprenden de su propia denominación: inputs, procesos y outputs.

Los inputs

Los inputs son el conjunto de recursos con que cuenta el equipo, teniendo en cuenta que los recursos son los individuos que componen el equipo; también, el propio grupo puede surgir como un recurso; y, asimismo, lo es la organización a la que pertenece el grupo. Los recursos pueden ser internos y externos. Los primeros están formados por los individuos y las habilidades y conocimientos que integran los mismos. La interacción de los conocimientos y habilidades de los individuos que conforman el grupo puede ser multiplicativa o no. Esto es el todo puede ser más o menos que la suma de las partes. Este aspecto depende que los rasgos individuales, de cómo se desarrollen las interacciones entre los miembros y de los procesos que se hayan definido.

Tabla 1 Input en un equipo de trabajo

Inputs

Internos Externos
Individuos:

  • conocimientos y
  • habilidades
Organización

  • cultura organizativa
  • sistema de recompensas
Grupo:

  • complementariedades,
  • redundancias e
  • interacciones entre conocimiento y habilidades y
  • personalidades
Entorno externo

 

Estos aspectos hacen que las decisiones relativas a la constitución y primeros pasos de funcionamiento del equipo sean muy importantes. Buscar complementariedades y anticipar posibles enfrentamientos entre personalidades muy discrepantes parecería una buena opción para crear equipos. No obstante, muchos grupos surgen como consecuencia de contextos ya en marcha que deben asumirse como tales y conducen a la creación de los grupos cuyos perfiles que no son totalmente manejables.

Los recursos externos estarían formados por la organización, la cultura organizativa y los sistemas de recompensas. También el extorno global o externo al grupo y a la organización puede ofrecerse como un recurso.

Los procesos

Los procesos son básicamente el conjunto de mecanismos que están detrás del funcionamiento (correcto o incorrecto) del grupo. En esencia se puede sintetizar en los siguientes aspectos: la comunicación, la toma de decisiones, la coordinación general, seguimiento y ejecución de las decisiones, la retroalimentación, la división de tareas y el seguimiento de las mismas, el establecimiento de estándares de calidad y de mecanismos de verificación, las modalidades de formulación de críticas intragrupo y los modos de aceptación,…

Los outputs

Son en esencia los resultados alcanzados por el grupo. Estos resultados pueden valorarse en términos de eficacia, eficiencia y efectividad. La eficacia remite a la cuestión de en qué medida se han alcanzado los objetivos que motivaron la creación del grupo o que se le había encomendado. La eficiencia se refiere a los costos del grupo en relación a los resultados. Y, la efectividad a los colaterales que se han producido como consecuencia de la creación y funcionamiento del grupo. En este último punto, también se consideran las consecuencias no intencionadas.

 

Ilustración 3 Resultados en un equipo de trabajo